En general, las zonas francas son espacios aduaneros co­munitarios, separados del resto del territorio, adonde llegan todo tipo de mercancías. Durante su estancia en régimen especial −sin limitación de permanencia− no están sometidas a derechos de importación, gravámenes interiores (IVA o impuestos espe­ciales), ni medidas de política comercial.

La Zona Franca Aduanera de Barcelona (ZFA) es un enclave al servicio de las empresas con relaciones comerciales internacionales que quieran aprovechar las ventajas competitivas de su fiscalidad.

Es propiedad del Consorci y un elemento estratégico y distintivo del negocio desde su creación. El área fiscal especial tiene una superficie de 160.000 m2, entre el recinto principal (c/ Número 5) y el secundario de la plataforma portuaria de Álvarez de la Campa, dentro del puerto de Barcelona. En conjunto, la Zona Franca Aduanera dispone, en régimen de alquiler, de 84.000 m2 de almacenes, 9.000 m2 de oficinas y 3.000 m2 de lockers.

Una dotación coordinada de Guar­dia Civil y vigilancia privada se encarga de la seguridad  las 24 horas del día, durante todos los días del año.

Las dimensiones, la actividad y la excelente lo­calización –junto al puerto, el ae­ropuerto, la estación ferroviaria de mercancías y la red viaria– convierten la ZFA en un área logística privilegia­da. Además, es la única zona franca de Europa con presencia en el consejo director de la Organización Mundial de Zonas Francas (WFZO) y es miembro de diversas asociaciones internacionales.

Descubra las ventajas que ofrece la Zona Franca Aduanera a las empresas que alquilan uno de sus almacenes, oficinas o lockers.