El Polígono Industrial de la Zona Franca (plano y servicios)  —aproximadamente 300 empresas instaladas en 6 millones de m2 de extensión— es una las mayores y más activas áreas industriales de España,  clave en el potencial económico de Barcelona. La línea 9 Sur de metro y la próxima activación de la L10 Sur mejorarán esta conectividad con el área metropolitana.

Es una plataforma geoestratégica, con una ubicación privilegiada, junto a infraestructuras de transporte y de comunicaciones de alcance internacional: el aeropuerto, el puerto, enlaces viarios y la gran estación ferroviaria de mercancías.  Es la puerta de entrada de la Unión Europea, un puente natural y cultural hacia el norte de África e Iberoamérica.

El polígono ofrece servicios de limpieza, seguridad y mantenimiento de las instalaciones comunes. Por su sistema de vigilancia (24 horas, 365 días), con una dotación coordinada entre seguridad privada y el cuerpo de la Guardia Civil; el Polígono, la Zona Franca Aduanera y el Parc Logístic  se convierten en una de las áreas productivas más seguras.

Orientado al negocio internacional y con sectores predominantes como la automoción, la química básica y la logística, el polígono acoge empresas líderes como Nissan, SEAT, Bayer, DB Schenker, Spain-Tir, Molenbergnatie y Consum; y más de 40 multinacionales.

La dinamización comercial, la flexibilización de las condiciones de alquiler y el saneamiento de naves obsoletas han incrementado el atractivo del gran polígono de Barcelona.